Capítulo 1: Revolución de febrero de 1917

Posted by SOCIALISMO REVOLUCIONARIO On lunes, 10 de agosto de 2009 1 comentarios

¿Cuáles son las lecciones para el día de hoy?



El 23 febrero 1917 (8 de marzo según el nuevo calendario gregoriano) marcó el inicio de la Revolución Socialista en Rusia que provocó una ola revolucionaria que viajó alrededor del mundo. Peter Taaffe analiza las lecciones de febrero para la clase trabajadora hoy y cómo la dirección del partido bolchevique, Lenin y Trotsky en particular, fue decisiva para garantizar la victoria de la revolución de octubre.



Peter Taaffe

Comité por una Internacional de Trabajadores, CIT.



Noventa años atrás, la clase obrera de Rusia, dirigida por los inmortales de Petrogrado, actualmente San Petersburgo, se levanto en una revolución que derrocó a los 1.000 años del régimen dictatorial del Zar. Esto inició un proceso de revolución y contrarrevolución en los próximos nueve meses, que en octubre de 1917 dio lugar a la primera revolución socialista y democrática de clase trabajadora en la historia.


La revolución de febrero se encuentra entre la primera revolución rusa de 1905-1907 y la tercera y definitiva revolución de octubre de 1917. Los representantes de las grandes empresas de hoy y sus vasallos en las universidades, los superficiales profesores de "historia", o bien pasan por alto este gran acontecimiento, o tratan de demostrar que febrero es la "real "revolución rusa" que "se salió de los carriles" y terminó en el "golpe" de octubre de 1917.


Por supuesto, Gran Bretaña hoy no es Rusia de 1917, económica y culturalmente una sociedad carenciada, con la clase obrera como una minoría en un mar de campesinos. Sin embargo, bajo el látigo de una grave crisis económica, una ruptura social puede desarrollarse en las sociedades más "avanzadas", así como en las más atrasadas. La reciente agitación en las bolsas de valores en el mundo, es un anuncio de una situación económica y social mas tumultuosa para el capitalismo mundial, que podría producir en una forma diferente las condiciones de Rusia hace 90 años.



Los Bolcheviques


Una de las más importantes lecciones de la revolución de febrero y sus consecuencias, es que tuvo los dirigentes del más consciente Partido de los Trabajadores en esa etapa, los Bolcheviques (la mayoría).Si ellos hubieran aplicado las políticas de los líderes de los trabajadores de hoy, ninguna revolución rusa habría tenido lugar. En 1917, Rusia estaba pasando por la mayor crisis social de su historia. Si no hubiera estado el partido Bolchevique, dirigido por Lenin y Trotsky, la colosal energía revolucionaria de los trabajadores y los campesinos se hubiera gastado infructuosamente en explosiones esporádicas. La lucha de clases es el motor de la historia, pero necesita un programa correcto, un partido digno de confianza y una dirección valiente y lista para ir hasta el final en la lucha contra el capitalismo y el latifundismo, como ocurrió en Rusia.

El honor de iniciar la revolución recayó en las mujeres de la clase obrera de San Petersburgo. El 22 de febrero (según el antiguo calendario juliano, que es 13 días después según el actual calendario gregoriano utilizado en Occidente), la mayor planta de la ciudad, la fábrica Putilov, anunció una gran huelga. En la ciudad en ese entonces había aproximadamente 390.000 trabajadores de fábrica, empleados en grandes unidades industriales, como la fábrica Putilov. Aproximadamente un tercio de estos trabajadores eran mujeres y la clase obrera había sido duramente golpeada por la enorme inflación del momento.


El 23 de febrero, las mujeres trabajadoras del textil, sin acuerdo previo de ninguna parte, se declararon en huelga en varias fábricas, lo que llevó a manifestaciones masivas en la ciudad. Esto abrió las puertas de la revolución, que se desarrolló durante los próximos cinco días.



Papel de la clase trabajadora


Una de las características inconfundibles de una revolución es la intervención directa de las masas de la clase trabajadora y los pobres - generalmente descontentos, pero forzados a la sumisión por el capitalismo en períodos "normales" - en la determinación de su propio destino. Esto se ha visto en todas las revoluciones, por ejemplo en Francia en 1968, cuando diez millones de trabajadores salieron en la mayor huelga general en contra de los deseos de sus "líderes", y ocuparon las fábricas. Lo mismo sucedió en la maravillosa revolución portuguesa, que comenzó en 1974.


En la prueba de voluntades entre la clase obrera y el zarismo en las calles de Petrogrado (San Petersburgo), el aparato represivo del estado y el latifundismo del capitalismo se disolvió en el calor de la revolución. Esta se caracterizó por la entrada al lado de los trabajadores, o una cierta "neutralidad" de la más brutal de las antiguas fuerzas zaristas, como los cosacos.


La Primera Guerra Mundial, con cinco millones de víctimas rusas muertas o heridas, indudablemente, desempeñó un papel decisivo en la enorme aceleración de las fases posteriores de la revolución hasta octubre de 1917. Las posteriores revoluciones, como España 1931-37, evolucionaron a lo largo de un período más prolongado. La revolución de febrero se logró, en gran parte desde abajo, por los trabajadores y soldados - muchos de ellos campesinos en armas - que dieron un golpe mortal al zarismo.


Pero ellos mismos no eran conscientes de su propio poder. Muchas veces en la historia, las masas trabajadoras han derrocado un régimen, pero no han gozado de los frutos de su victoria, porque no habían reconocido su papel. Por lo tanto, en Rusia el poder cayó en manos de una coalición de capitalistas liberales, los mencheviques (la minoría rusa en el movimiento obrero) y los social revolucionarios, un partido de la clase media de las ciudades y las zonas rurales.


La revolución de febrero fue, en efecto, el comienzo de la revolución socialista en Rusia y en todo el mundo. Pero sólo Lenin, líder de los Bolcheviques, en el exilio en Suiza y Trotsky en Nueva York, reconocieron esto. Incluso la dirección bolchevique en Petrogrado, a pesar de que no entraron en el gobierno (lo que habría sido inaceptable para las filas del partido Bolchevique y la clase obrera de la ciudad), sin embargo, dio apoyo a la coalición de gobierno, desde afuera. Este gobierno fue similar a lo que se conocería más tarde como el "frente popular", que descarriló la revolución española de 1931-37 y fue empleado por la estalinistas en Francia y en otros lugares.



El gobierno provisional


Inicialmente, los trabajadores de Petrogrado y las filas de los bolcheviques eran hostiles a la coalición, que había reunido el poder en sus manos. Pero desde mediados de marzo, bajo la influencia de Kamenev, líder de los Bolcheviques, y Stalin, que había llegado del exilio, el partido Bolchevique giró decisivamente a la derecha.


Stalin escribió y dijo: "El Gobierno provisional debe ser apoyado porque..." Esto es muy similar a la posición de Bertinotti y otros dirigentes de Refundación Comunista (RC) en Italia en relación con la primera coalición del 'Olivo' que hubo entre 1996-1998, que ellos inicialmente "apoyaron" desde afuera.


La consecuencia fue que los dirigentes de la RC fueron cubiertos con el creciente odio derivado de los ataques contra la clase obrera, realizados por esta coalición, que impulsó las políticas neoliberales y abrió el camino para el gobierno de Berlusconi.


En oposición a este enfoque, Lenin telegrafió de Suiza a los dirigentes bolcheviques en Petrogrado: "Nuestra táctica; absolutamente ninguna confianza, ningún apoyo al nuevo gobierno, sospechar especialmente de Kerensky; el armamento de la clase obrera es la única garantía; elecciones inmediatas a la Duma de Petrogrado, ningún acercamiento con otros partidos. "Luego, puntualmente declaró: "El menor apoyo al gobierno provisional es una traición".



Coaliciones capitalistas


¿Qué habría dicho Lenin de sus supuestos "herederos" en la RC y en otros lugares hoy que ahora apoyan coaliciones capitalistas "desde adentro", que actúan como ministros y abrazan el programa neoliberal como, por desgracia, la RC ha hecho en Italia apuntalando el Gobierno Prodi? Bertinotti, vergonzosamente, ha asumido la posición de presidente de la Cámara de Diputados, lo que equivale a la presidente de la Cámara de los Comunes en Gran Bretaña. Lo hizo al comentar que se trataba de una posición que el ya "no podía negar".



¿Por qué él no podría negarse? Cuando Lenin llegó a la estación de Finlandia en Petrogrado, en abril de 1917, un joven comandante naval, haciendo uso de la palabra en nombre del servicio "expresó la esperanza de que Lenin podría convertirse en un miembro del Gobierno Provisional". Este fue tratado con desprecio por Lenin, que dio la espalda a la coalición de dignatarios y se dirigió a los trabajadores que habían venido a saludarlo, con las palabras: "La Revolución Rusa alcanzada por ustedes ha abierto una nueva época. ¡Viva la revolución socialista mundial!"


Romano Prodi, el primer ministro italiano, declaró desde el principio su intención de llevar a cabo ataques drásticos al nivel de vida de los trabajadores italianos, todo en la causa de la "reformar" el Estado italiano y la renovación de capitalismo italiano.


Sin embargo, Bertinotti, en abril de 2006, justo después de las elecciones, declaró: "Vamos a apoyar un gobierno de Romano Prodi como primer ministro y nuestro partido tomará parte en él. Un paso muy importante se ha realizado; derrotamos a Berlusconi. Ahora tenemos la intención de llevar a Italia hacia un cambio y ayudar a levantar un nuevo sujeto político de la izquierda alternativa en Italia, que es ahora más fuerte después de este resultado electoral y nos compromete a construir una sección de la izquierda europea italiana".



Política independiente


Los eventos en Italia en el último período son una directa refutación de este y otros argumentos de los dirigentes de RC que justifican la entrada en un gobierno de coalición capitalista. Ellos han tratado de reforzar esto con el argumento de que serían un "control sobre la derecha" y actuarían en interés de la clase trabajadora italiana. No hay absolutamente nada nuevo en estos argumentos, Stalin y Kamenev apoyaron 'críticamente' el gobierno de coalición post – febrero, con argumentos muy similares.


Esto es completamente contrario a la posición adoptada por Lenin y Trotsky en 1917. La política de Lenin condujo, nueve meses más tarde, a la Revolución de Octubre y a los "diez días que estremecieron al mundo", el eco de octubre entre la clase obrera internacionalmente.


La política de Bertinotti - de adhesión a los ataques de Prodi sobre la clase obrera - ya ha provocado el desencanto de amplios sectores de los trabajadores y los jóvenes. Es cierto que conducirá al desastre, al regreso de Berlusconi o algo peor, a no ser que sea controlado por una revuelta de los miembros de RC, combinado con la acción de masas de la clase obrera italiana.


A diferencia de los líderes obreros hoy que son seducidos y corrompidos por la tentación de la popularidad fácil y por carreras ministeriales, Lenin no tenía miedo de estar en una minoría. Los Bolcheviques tuvieron el 1% o 2% de los votos de los soviets en febrero, y sólo el 4% en el momento de su llegada en abril. Sin embargo, en una fase anterior a la Primera Guerra Mundial, los bolcheviques tuvieron el apoyo de las cuatro quintas partes de la clase obrera organizada.



Pero una revolución como la de febrero es generalmente realizada por una valiente y consciente minoría con el amplio apoyo de la masa de los trabajadores. Una vez triunfante, estas amplias masas entran en la arena política y, como en febrero de 1917, siguiendo el ejemplo de la revolución de 1905-07 crearon su propia organización de clase en forma de soviets - los consejos de trabajadores, soldados y campesinos.


De hecho, una 'doble soberanía' fue creada en Rusia en febrero de 1917, que duró hasta la Revolución de Octubre. Este 'doble poder' o elementos de este son visibles en todos los cambios revolucionarios. Por un lado, el 'gobierno' sigue conservando las fuerzas del Estado, pero este es desafiado por el poder y la organización independiente de la clase obrera.


La lucha entre estas fuerzas constituye la esencia de los procesos revolucionarios y contrarrevolucionarios entre febrero y octubre de 1917. Lenin y los Bolcheviques bajo su dirección, se esforzaron por mantener la fidelidad al programa revolucionario, irreconciliable hostilidad a los capitalistas y una ruptura decisiva con los que no estaban dispuestos a luchar hasta el final contra el capitalismo y el latifundismo.



Programa revolucionario


Pero por esto los Bolcheviques se ganaron el odio eterno de los capitalistas y de todos los partidos que querían permanecer en el marco del sistema. Toda la prensa, incluyendo los periódicos de Mencheviques y Social revolucionarios, llevó a cabo una feroz campaña contra los bolcheviques, así como los medios de comunicación británicos y la prensa hizo contra los mineros en 1984-85, o contra Militant de Liverpool en su heroica lucha de los años 1983-87.


Miles de toneladas de periódicos se llenaron de informes que reportaban que los Bolcheviques estaban vinculados a la policía zarista, que recibieron de furgones de oro de Alemania, que Lenin era un espía alemán, etc. En los primeros meses después de la revolución de febrero, este abuso, incluso afectó a las masas, con marineros y soldados amenazando con bayonetas a Lenin y otros dirigentes Bolcheviques.


Sin embargo, los Bolcheviques, bajo la dirección de Lenin, hicieron caso omiso de la 'palabrería parlamentaria' y dirigieron toda su atención a la masa de la clase obrera y, en particular, a las decenas de millones de personas más oprimidas que se movían hacia la izquierda, desilusionados con los partidos soviéticos de la coalición "oficial".


Fue este, el constante énfasis en la independencia de criterio de la clase trabajadora y sus organizaciones, una clara delimitación del partido revolucionario y las masas de los partidos oportunistas reformistas y semi reformistas, lo que llevó al crecimiento de los Bolcheviques. El contraste entre Lenin y los Bolcheviques, y los dirigentes y ex- dirigentes de las organizaciones de trabajadores hoy, no puede ser más clara.


Por supuesto, esto fue en un período de la revolución, que no es el caso para la mayoría de los países en el mundo de hoy. Sin embargo, la preparación de esta situación se lleva a cabo en el período anterior a través de agudos y bruscos cambios que actualmente tienen lugar. Esta es la función de una dirección y organización marxista con visión de futuro.


Hoy a través de todo el mundo, la clase obrera está siendo conducida a una trampa por la filosofía de las coaliciones o el 'mal menor'. Esto no es más que una variación de las ideas vistas en febrero de 1917. Esto significa que los trabajadores deben jugar siempre un papel secundario a los partidos capitalistas. Ellos deben ser el vagón de cola al partido alternativo de los patrones en los EE.UU., los demócratas. Ellos se apresuran a dar apoyo por las similitudes de RC con Prodi, en la creencia errónea de que en el futuro se pueden extraer 'concesiones'. Esto es, por supuesto, sólo si ellos tragan la medicina tóxica hoy, en la forma de recortes y privatización.



Venezuela

La revolución de febrero es también importante en relación con los acontecimientos que se desarrollan hoy en América Latina. En Venezuela, a raíz de la victoria de Hugo Chávez en las elecciones presidenciales con más de dos tercios de la votación, el movimiento obrero, sin duda, ha oscilado hacia la izquierda.


Hugo Chávez ha elogiado a Trotsky, proclamando sostener las ideas de Trotsky de la 'revolución permanente' - que en Rusia llevó directamente desde el derrocamiento de febrero a la victoria en octubre de 1917 - y ha propuesto la nacionalización o parcial nacionalización de la energía y otras industrias.


Nosotros y la izquierda internacionalmente, apoyamos estas medidas del gobierno venezolano y el pueblo. Sin embargo, Chávez dice que su gobierno continuará por lo que sólo puede ser percibido como 'tramos' hacia una ruptura con el capitalismo en algún futuro, sin especificar la fecha. George Galloway, al comentar sobre este tema, equivocadamente alegó en un artículo en The Guardian que esto representa un mayor avance - es más 'rojo' - a continuación, incluso que el gobierno de Allende en Chile en los años 70.


Sin embargo, en Chile, el 40% de la industria se había tomado y las masas habían creado embrionarias organizaciones de base (los cordones o comités). Una seria reforma agraria se había realizado y las masas reclamaban por armas y un sector incluso las tenía. Sin embargo, debido a que el poder y la propiedad de la industria no se habían tomado de la mano de los capitalistas, Pinochet y los generales de ejército fueron capaces de aplastar no sólo a Allende, sino a la clase trabajadora chilena, para dar paso a la oscura noche de su dictadura. Esta es una advertencia a Hugo Chávez y a los trabajadores y campesinos venezolanos.



Medidas decisivas


Los trabajadores rusos tuvieron éxito no por políticas 'graduales' entre febrero y octubre. De hecho, los logros de la revolución de febrero fueron sistemáticamente socavados debido a que el gobierno de coalición se negó a romper con el capitalismo y el latifundismo. Tuvieron la experiencia de los próximos nueve meses, junto con la agitación y trabajo de los bolcheviques, para convencer a los trabajadores rusos de la necesidad de un cambio radical - una revolución social - que luego se llevó a cabo en octubre de 1917.


Aunque Chávez cuenta con el apoyo de las masas hoy en día, el capitalismo y el latifundismo venezolano no se ha roto. De hecho, el sector privado, impulsado por el aumento en seis veces de los precios del petróleo desde que Chávez llegó al poder, está funcionando muy bien. Sin embargo, una inflación galopante en el tiempo podría alienar a la clase media, así como a sectores pobres y socavar el entusiasmo incluso de las masas pobres hacia la revolución, llevándolas a los brazos de la reacción.


En última instancia, la única manera de derrotar la amenaza de la contrarrevolución es seguir la política de Lenin después de febrero – una oposición intransigente al capitalismo y latifundismo; y medidas decisivas para romper el poder de las grandes empresas.


Los grandes eventos de febrero de 1917 no son historia muerta. Rendimos homenaje a la valiente clase obrera de Petrogrado en este gran cambio social, a través del aprendizaje de las verdaderas lecciones de estos acontecimientos para el día de hoy.

1 comentarios to Capítulo 1: Revolución de febrero de 1917

  1. says:

    Vane Muy Interesante, me Sirvio Un Poquito Para Mi Tarea ;))

Publicar un comentario en la entrada

Advertisement